LA DESIGUALDAD EN LA SOCIEDAD ESPAÑOLA 2015.-

 

 

Diferentes estudios e investigaciones vienen denunciando, desde que se inició la crisis económica, del incremento de la desigualdad social  en la práctica totalidad de los países que pertenecen a la OCDE, que en el año  2011 obtuvieron  9,6 veces más ingresos que el 10 por ciento más pobre, superando los porcentajes que la propia OCDE había comprobado en otro  estudio realizado en 2007. Esta tendencia se mantiene en España que se ha convertido en el segundo país más desigual de la Unión Europea, tras Portugal, Grecia, e Irlanda, tomando como base los índices GINI, y generado la aparición de una nueva categoría de trabajadores pobres que se denomina “el precariado”

 

Los estudios, en lo que se refiere a España, señalan que las causas del incremento  de la desigualdad son varias y de diversa naturaleza, pero, generalmente, destacan: la insuficiente actividad económica  que ha elevado el nivel de desempleo a cifras escandalosas ; la reducción de las prestaciones y  el número de beneficiarios en el sistema de protección social; la desproporcionada carga  fiscal, cuya distribución no es  proporcional y equilibrad; sin olvidar, la reducción del gasto  social (sanitario, vivienda servicios a la tercera edad, infancia, colectivos desprotegidos y en riesgo de exclusión, etcra) y,  fundamentalmente, el educativo que, no solo,  limita la igualdad de oportunidades de las personas, sino que  imposibilita que el proceso educativo actúe como instrumento al servicio de la igualdad.

 

Estas políticas, de otro lado, están generando un severo incremento de la pobreza  como señala  “El estado de la pobreza”, informe elaborado por EAPN,  y  presentado hace escasas fechas que afirma “Mas allá de los datos macroeconómicos que auguran que España crecerá en los próximos años, la realidad que se abre paso es  que 12.866.431 de personas viven en riesgo de pobreza, es decir, el 27,3 por ciento de la población.”, que se intensifica en el caso de la infancia, hasta cotas dificilmente soportables desde una óptica social.

En un artículo publicado en el periódico El País, el pasado 14 de junio, Guillermo de la Dehesa dice que una desigualdad creciente, a largo plazo, aumenta la inestabilidad social y política, y que, por el contrario, la mayor igualdad ayuda al crecimiento. Continúa diciendo que las políticas sociales de redistribución, una mayor estabilidad social  y un crecimiento estable y duradero reducen la desigualdad y contribuyen al crecimiento económico

La  desigualdad es un grave problema social, además de constituir  un elemento que influye en la marcha de la economía, convirtiéndose en un instrumento que puede ayudar al crecimiento o contribuir a la recesión. Partiendo de esta concepción el Comité Español para el Bienestar Social (CEBS) convoca una jornada para conocer y debatir sobre la desigualdad en España, sus causas y efectos, y con ánimo de  buscar soluciones entre todos para mejorar el desarrollo socio-económico de nuestro país así como contribuir al conocimiento de un fenómeno íntimamente ligado a las actividades del Tercer Sector y, en especial al del sector no Lucrativo.